Search Autoimmune Association
Share this article

Fue suficiente

“Fue suficiente” por Stacey Philpot

Stacey es autora, boba y ávida lectora. Puedes encontrar su blog en chronicallywhole.com, donde comparte su viaje para sacar el máximo partido a una vida marcada por la inmunodeficiencia común variable, la enfermedad de Lyme y la artritis reumatoide.

 

QUIZÁS, COMO YO, a veces te desvelas por la noche. En lugar de contar ovejas, cuentas tus fracasos o tus insuficiencias. Vuelves a contar cada “si tan sólo”, “debería haberlo hecho” y “no soy suficiente” que el día ha revelado en tu interior. En
¿Se ha perdido un acontecimiento importante en el trabajo o en la vida de un ser querido a causa de su enfermedad? Primer strike. ¿Has tenido que descansar en lugar de cargar el lavavajillas o hacer esa llamada de teléfono como te habías propuesto? Segundo strike. ¿Le ha costado levantarse hoy de la cama y no ha marcado ni un solo punto de su lista de tareas pendientes? Tercer strike. A diferencia del béisbol, no hay un misericordioso “¡Fuera!” del árbitro para que puedas volver a intentarlo la próxima vez. El recuento de huelgas no deja de crecer día tras día interminable.

¿Serás alguna vez suficiente?

Recuerdo cuando mi hija tenía unos 2 años y todavía me bendecía echándose siestas por la tarde. En una ocasión
día, me había costado mucho subir las escaleras para acostarla a dormir la siesta. Para cuando llegamos a su habitación, no sólo estaba
con un dolor tremendo, estaba teniendo un ataque de asma. Se tomó su tiempo, seleccionando cuidadosamente los tres libros que yo iba a leer.
leerle antes de irse a dormir, como dictaba nuestra rutina diaria. En silencio, le rogué que eligiera libros de una sola palabra
y dormirse después de la primera. No tenía ni idea de cómo aguantaría tres historias. Naturalmente, eligió los tres
libros más largos que poseía y pasó los siete minutos siguientes arreglando sus mantas y animales justo antes de que pudiera empezar a leer. Pensé que podría caerme. En lugar de eso, me senté a un lado de su cama y empecé a jadear y a leer. Al final del segundo libro, lo cerré, coloqué la pila de libros en el suelo, le besé la cabeza y le dije: “Esto es todo lo que mamá puede leer…”.
hoy. Te quiero mucho. Duerme bien ahora”. Inmediatamente se echó a llorar. Estaba cansada y había sido maltratada.
en su hora del libro.

Cerré su puerta e inmediatamente empecé a llorar. Bajé las escaleras con dificultad mientras me reprendía por no ser capaz de leerle otro cuento a mi propio hijo. Al final de las escaleras, tuve una extraña epifanía. De repente lo vi claro: siempre veía lo que no había hecho, las historias que no había leído. Nunca me atribuí el mérito de lo que había hecho, de las historias que había leído. Me medía con un listón imposible, en el que siempre me quedaba corto. Me estaba comparando con una persona sin discapacidad.

Ese día me di cuenta de que tenía que replantearme mi proceso de pensamiento. En lugar de compararme con una persona sin discapacidad y avergonzarme por no haber conseguido lo que ella podría haber logrado, tuve que preguntarme: “¿Lo he dado todo?”. Si la respuesta era afirmativa, entonces era suficiente, fuera lo que fuera “eso”.

¿Lo has dado todo hoy? Si lo hacías, era suficiente.

A veces “todo” es difícil de definir. ¿Cómo sabemos cuándo lo hemos dado todo? ¿Especialmente cuando cambia a diario? Sabemos que “todo” será individual y cambiante. Un día, darlo todo puede significar cuidar de mi cuerpo sometiéndome a los tratamientos que requiere. En otro, darlo todo puede significar 15 minutos de tiempo en el suelo jugando a las Barbies, ofreciendo toda mi atención a mi hija.

Darlo todo puede incluir un sinfín de cosas como amar, sacrificarse, cuidarse, encontrar formas de perseguir nuestros sueños o disfrutar de las cosas que nos gustan. Es cierto que quizá no podamos ofrecernos a algunas actividades (como la bicicleta de montaña o el paracaidismo), pero si ofrecemos todo lo que tenemos, ¿qué más nos pueden pedir? ¿Qué más podemos pedirnos? De hecho, al igual que las piedras preciosas raras, ¿nuestras ofrendas no se vuelven más valiosas, no menos?

¿Lo has dado todo hoy? Si es así, fue suficiente.

Publicado con permiso del autor. Puede leer más sobre su trabajo en Chronically Whole.

Puede leer “It Was Enough” en la revista IG Living, o en un próximo número de InFocus de AARDA.

 

Share this article

Join our email list

Receive the latest blog articles, news, and more right to your inbox!

Related articles you might be interested in

Autoimmune Association Image Do Not Touch

The Autoimmune Association Announces the Inaugural Young Adult Advisory Council

  As part of our commitment to actively engaging with young people living with autoimmune disease and addressing their unique needs, the Autoimmune...
Autoimmune Association Image Do Not Touch

Raising Voices on Capitol Hill: Our Inaugural Legislative Fly-In

  This month marked a groundbreaking moment as we hosted our inaugural Legislative Fly-In, an inspiring day in Washington, D.C. where 20 passionate...
Autoimmune Association Image Do Not Touch

Raising Hope: Tim Lillis

During the pandemic, Tim Lillis and his friends created a weekly virtual workout, with each friend alternating taking responsibility for leading the workout,...
Autoimmune Association Image Do Not Touch

Raising Hope: Amanda Jackson

Welcome to our inspiring blog series, Raising Hope, where we feature stories of individuals who are making a difference for the autoimmune community...

Find more resources on autoimmunity

Learn more about autoimmunity, diagnosis tips, how to find a physician, and more.