Search Autoimmune Association
Share this article

Consejos sobre vitaminas y suplementos

A la hora de comprar vitaminas y suplementos que ayuden a los trastornos autoinmunitarios (por ejemplo, vitamina D, ácidos grasos omega-3, etc.), ¿qué factores son los más importantes para elegir los suplementos que mejor se absorban?

A diferencia de los medicamentos de venta con receta, la potencia, pureza y contenido de los complementos alimenticios no pueden garantizarse. Por lo tanto, al comprar suplementos, primero debe elegir un fabricante que se adhiera a las Buenas Prácticas de Laboratorio de la FDA. Esto, al menos, garantiza cierta supervisión de la calidad y la seguridad. En segundo lugar, siempre que sea posible, asegúrese de que los ingredientes de su suplemento proceden de fuentes nacionales (preferiblemente ecológicas) o extranjeras certificadas como ecológicas y/o libres de contaminantes. En tercer lugar, consulte a un revisor independiente, como ConsumerLab.com, para ver comparaciones entre suplementos similares.

A continuación, investigue un poco para determinar la forma más útil del suplemento o suplementos que desea tomar. (Desconfíe de los sitios web patrocinados por fabricantes de suplementos, ya que a menudo están plagados de hipérboles, estudios “inflados” o falsedades absolutas). ConsumerLab.com también es un buen recurso para este fin. Si no le importa vadear entre datos científicos y jerga técnica, PubMed también es un buen lugar para iniciar una búsqueda. Otros recursos son la Oficina de Complementos Dietéticos y el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

En general, las formas líquidas de vitaminas y suplementos se asimilan más fácilmente, seguidas de los polvos solubles, las cápsulas y los comprimidos. Sin embargo, algunos fabricantes suspenden los compuestos más baratos y de peor absorción en líquidos o los envasan en cápsulas, porque saben que los consumidores prefieren estos vehículos. De nuevo, haz tus deberes.

Por último, merece la pena leer los estudios científicos que evalúan la eficacia de nutrientes químicamente similares. Por ejemplo, aunque la vitamina D2 de origen vegetal es una fuente bastante buena de vitamina D, la mayoría de los expertos coinciden -y varios estudios bien diseñados respaldan su afirmación- en que la vitamina D3 derivada de fuentes animales es superior a la D2 en humanos. Al fin y al cabo, la D3 es lo que el cuerpo sintetiza cuando se toma el sol.

Del mismo modo, los estudios demuestran que el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), los ácidos grasos omega-3 presentes en el aceite de pescado, son más eficaces para reducir la inflamación que el ácido alfa-linolénico (ALA) de origen vegetal. Y, puesto que el ALA se convierte de forma ineficaz en EPA y DHA en los seres humanos, simplemente no hay un buen sustituto para el EPA o el DHA.

¿Cuál es la dosis adecuada de estos dos suplementos? ¿A qué dosis serían tóxicos?

Dado que los científicos llevan casi 100 años estudiando la vitamina D, se podría pensar que tienen una idea bastante clara de cómo debe dosificarse en casi cualquier situación. Sorprendentemente, todavía no hay consenso sobre la cantidad de vitamina D necesaria para cubrir las necesidades diarias. Actualmente, la CDR para adultos de hasta 70 años es de 600 UI diarias; para los mayores de 70 años, la recomendación es de 800 UI. El Instituto de Medicina ha fijado en 4.000 UI diarias el límite máximo tolerable de vitamina D. Algunos expertos, como el Dr. Reinhold Vieth de la Universidad de Toronto, creen que la dosis diaria óptima está más cerca de las 2.000 UI, y que el límite superior tolerable debería ajustarse al alza hasta unas 10.000 UI. (Los médicos que tratan a pacientes con enfermedades autoinmunes utilizan habitualmente dosis diarias de entre 2.000 y 4.000 UI).

Del mismo modo, no existe un acuerdo generalizado sobre la dosis diaria óptima de ácidos grasos omega-3. La Asociación Americana del Corazón recomienda una ingesta de 500 a 750 mg de EPA y DHA cada uno para la salud cardiovascular, pero se necesitan dosis mayores -de 2 a 4 gramos- para tratar trastornos específicos, como la hipertrigliceridemia o la artritis reumatoide. (Para los vegetarianos que no consumen aceite de pescado, una ingesta diaria de ALA de entre 1,5 y 3 gramos puede ser beneficiosa, pero la tasa de conversión de ALA en EPA y DHA es inferior al uno por ciento en los seres humanos). Aunque probablemente no exista un límite máximo real para el consumo de aceite de pescado, las personas que toman mucho más de 4 gramos diarios experimentan efectos secundarios gastrointestinales desagradables, como diarrea y eructos.

¿Están regulados los fabricantes de suplementos?

Aparte de ocuparse de los problemas de seguridad y las falsas afirmaciones de eficacia que rodean a los suplementos, la FDA no impone realmente restricciones a la industria de los suplementos. Las Buenas Prácticas de Laboratorio, ampliamente adaptadas, representan una forma de “autorregulación”, y la Ley de Salud y Educación sobre Suplementos Dietéticos de 1994 (DSHEA) otorga a la FDA cierta influencia sobre los fabricantes extranjeros de suplementos. Sin embargo, las empresas nacionales ni siquiera necesitan registrar sus productos en la FDA u obtener su aprobación antes de producir o vender suplementos dietéticos.

Preguntas para su médico:

  • (Para enfermos de EM): Tengo entendido que las personas con EM pueden beneficiarse de tomar altas dosis de vitamina D, ¿cuánta debo tomar al día?
  • ¿Es seguro tomar mis suplementos y vitaminas con mis medicamentos recetados?
  • ¿Ha visto algún estudio reciente que sugiera que un suplemento o vitamina en particular sería beneficioso para mi enfermedad?

Referencias
LA Houghton, R Vieth . “Los argumentos en contra del ergocalciferol (vitamina D2) como suplemento vitamínico“. Am J Clin Nutr. 2006;84(4):694-7
MB Covington. Omega-3 fatty acids. Am Fam Physician. 2004;70(1):133-140.
J Dörr, et al. Efficacy of vitamin D supplementation in multiple sclerosis (EVIDIMS Trial): study protocol for a randomized controlled trial. Trials. 2012;13:15

AutoimmuneMom

Sobre el autor
Steve Christensen, MD – “Doom” para sus amigos íntimos- se formó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah. Desde su prematura jubilación de la medicina en 2003, el Dr. Christensen ha ampliado sus conocimientos de medicina alternativa: es herborista titulado; ha incursionado en los límites del ayurveda, ha compartido ideas con médicos chinos, se ha codeado con curanderos nativos americanos y ha contemplado los poderes curativos de la energía canalizada.

 

Esta entrada del blog fue publicado originalmente por AutoimmuneMom.com, escrito por Steve Christensen, MD, y publicado por primera vez en Jun 9, 2012.

Este post contiene las opiniones del autor. La Asociación Autoinmune no es una consulta médica y no proporciona asesoramiento, diagnóstico ni tratamiento médico. Es su responsabilidad buscar diagnóstico, tratamiento y asesoramiento de proveedores cualificados en función de su enfermedad y circunstancias particulares. La Asociación Autoinmune no avala ni recomienda ningún producto, práctica, método de tratamiento, prueba, médico, proveedor de servicios, procedimiento, ensayo clínico, opinión o información disponible en este sitio web. Su uso del sitio web está sujeto a nuestra

Política de privacidad


.

Share this article

Join our email list

Receive the latest blog articles, news, and more right to your inbox!

Related articles you might be interested in

Autoimmune Association Image Do Not Touch

The Autoimmune Association Announces the Inaugural Young Adult Advisory Council

  As part of our commitment to actively engaging with young people living with autoimmune disease and addressing their unique needs, the Autoimmune...
Autoimmune Association Image Do Not Touch

Raising Voices on Capitol Hill: Our Inaugural Legislative Fly-In

  This month marked a groundbreaking moment as we hosted our inaugural Legislative Fly-In, an inspiring day in Washington, D.C. where 20 passionate...
Autoimmune Association Image Do Not Touch

Raising Hope: Tim Lillis

During the pandemic, Tim Lillis and his friends created a weekly virtual workout, with each friend alternating taking responsibility for leading the workout,...
Autoimmune Association Image Do Not Touch

Raising Hope: Amanda Jackson

Welcome to our inspiring blog series, Raising Hope, where we feature stories of individuals who are making a difference for the autoimmune community...

Find more resources on autoimmunity

Learn more about autoimmunity, diagnosis tips, how to find a physician, and more.