¿Qué es el eritema nudoso?

Eritema nudoso Es un trastorno inflamatorio que implica protuberancias (nódulos) rojas y sensibles debajo de la piel. En aproximadamente la mitad de los casos, se desconoce la causa exacta del eritema nudoso. Algunos casos pueden ocurrir con infecciones. Algunas de las infecciones más comunes son: estreptococos (la más común), enfermedad por arañazo de gato, clamidia, coccidioidomicosis, hepatitis B, histoplasmosis, leptospirosis, mononucleosis (EBV), micobacterias, micoplasma, psitacosis, sífilis, tuberculosis, tularemia y yersinia.

El eritema nudoso puede ocurrir con sensibilidad a ciertos medicamentos, incluidos: antibióticos como amoxicilina y otras penicilinas, sulfonamidas, sulfonas, píldoras anticonceptivas y progestina. El eritema nudoso es más común en las espinillas. También puede ocurrir en otras áreas del cuerpo como las nalgas, las pantorrillas, los tobillos, los muslos y los brazos.

Las lesiones comienzan como bultos planos, firmes, calientes, rojos y dolorosos que miden aproximadamente una pulgada de ancho. Al cabo de unos días, pueden adquirir un color violáceo. Después de varias semanas, los bultos se desvanecen hasta convertirse en una mancha plana de color marrón.

El eritema nudoso (EN) es una afección de la piel en la que se forman protuberancias rojas (nódulos) en las espinillas. Con menos frecuencia, los nódulos se forman en otras áreas del cuerpo, como los muslos y los antebrazos.[1][2] Las lesiones comienzan como bultos firmes, calientes, rojos y dolorosos y progresan hasta adquirir un color violáceo.[1] La EN es un tipo de trastorno inflamatorio que afecta la capa de grasa debajo de la piel (paniculitis).[2][3] Otros síntomas que pueden acompañar a los hallazgos cutáneos incluyen los siguientes: fiebre, sensación general de malestar. dolores en las articulaciones e hinchazón del área afectada.[1] En muchos casos, se presume que la NE es una reacción retardada a antígenos asociados con diversas infecciones, fármacos y ciertas enfermedades sistémicas.[3] Sin embargo, en algunos casos, la NE no tiene una causa identificable (idiopática); en estos casos, es necesario un seguimiento clínico para descartar ciertas afecciones, como enfermedad inflamatoria intestinal, sarcoidosis, linfoma y enfermedad de Behcet.[3] El tratamiento puede incluir reposo, medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), esteroides, compresas frías o calientes, solución de yoduro de potasio y vendajes de soporte o medias de compresión.[1][2] Los síntomas generalmente se resuelven en seis semanas, pero la NE puede convertirse en un trastorno crónico que dura meses y, en ocasiones, años.[1][2] Aproximadamente el 30 % de los casos de NE idiopática pueden durar más de 6 meses.[4]

Esta información es proporcionada por el Centro de Información sobre Enfermedades Raras y Genéticas (GARD) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH).
https://rarediseases.info.nih.gov/diseases/9260/erythema-nodosum-idiopathic

¿Buscas más información?

Muchas de nuestras organizaciones asociadas se especializan en el apoyo a enfermedades autoinmunes específicas y tienen recursos adicionales, investigación e información sobre la gestión de la atención disponible.